¿Qué me detiene?

Creo que desde pequeños la palabra “miedo” ha estado presente en nuestras vidas.  Una de las cosas que escuchaba cuando pequeña, era que si no me iba a dormir el “cuco” me iba salir en la noche y eso si me causaba miedo.  Y es que a medida que crecemos, podemos experimentar el miedo a través de las diferentes facetas en las que nos desarrollamos.
Un estudiante, podría tener miedo de fracasar en un examen o una persona que espera con ansias un trabajo y cuando llega el momento de la entrevista, puede tener miedo de no pasar la misma.  Nos enseñan que el miedo es malo y eso es algo que nos puede destruir.
La Real Academia Española define la palabra “miedo” de la siguiente forma: “el miedo es la angustia por un riesgo o daño real o imaginario.”
Mientras no sepamos lo capaces que somos para afrontar cualquier situación, nos mantendremos acorralados por el factor miedo.  El miedo puede paralizar a una persona, hasta el punto que ya no pueda tomar sus propias decisiones y más aún pierda la capacidad de elegir su propio camino.
No dejes que el miedo te consuma.  Si las cosas no te salieron bien la primera vez, sigue intentándolo.  No te des por vencido.  El mundo está esperando por personas que dejen el miedo a un lado, se atrevan a salir de su zona de “confort” y luchen por sus sueños.  Si te caes, levántate y si te vueles a caer, levántate nuevamente.  No dejes pasar las oportunidades, tu momento es ahora.  No esperes a que otros lo hagan por ti.

En el día que temo, Yo en ti  Confío. -Salmos 56:3

Un abrazo!
Patricia

© 2016, Patricia Acevedo López

You may also like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *