Donar es vida

Creo que desde que tengo uso de razón, siempre me había llamado la atención el tema sobre la donación de órganos.  Recuerdo que cuando cursaba la escuela intermedia, le dije a mi madre que estaba interesada en donar mis órganos una vez que muriera. Su reacción fue de sorpresa y miedo… esto, debido a que para ese tiempo el tema sobre la donación de órganos era un tabú y no había mucha información sobre ese tema.

El 2006 fue clave para nuestra familia; debido que mi padre sufrió de fallo renal, lo que implicaba estar conectado a una maquina 3 días a la semana por 4 horas (diálisis), debido a que sus riñones ya no funcionaban.  Sin embargo, con el pasar del tiempo nos hablaron sobre una posibilidad para que mi padre no recibiera más las diálisis, lo que implicaba un trasplante de riñón.  Para ser el cuento corto, mi papá por su condición no podía recibir un riñón de un donante vivo y por tal razón tenía que esperar en una lista para ser llamado y recibir el riñón de una persona fallecida.  Estuvimos en este proceso durante 6 años en los cuales surgieron 15 llamadas para ser un posible candidato a trasplante, las cuales fueron fallidas.  El proceso de esperar a ser llamado para recibir un trasplante de órgano es agotador y conlleva muchas emociones tanto para la persona que necesita el trasplante como para su familia.

Sin embargo, el 9 de diciembre de 2012 todo cambio. Una llamada a las 6:30am, cambio el rumbo de la vida de mi familia.  El momento que tanto esperábamos había llegado.  Después de un día en el hospital, haciéndole pruebas y asegurando que todo estaba bien, mi papá fue trasplantado y recibió un regalo de parte de una familia que había perdido a un ser querido, pero tomaron la decisión de bendecir a otras familias a través de la donación de órganos.  Mi papá no fue el único en recibir un regalo de vida ese 9 de diciembre de 2012. La donación de órganos y tejidos que se realizó ese día pudo salvar aproximadamente la vida de ocho personas y restaurar la salud de 50 más, las cuales tuvieron un nuevo renacer y una nueva oportunidad para vivir.

Así que te invito a que te informes sobre la donación de órganos a través de la fundación Lifelink.  Al decidir donar tus órganos, puedes cambiar la vida de una persona.  Siempre estaré agradecida por la familia que decidió donar los órganos de aquel joven que vino a cambiar la vida de mi padre.

Les comparto una noticia que salió en el Periódico El nuevo día sobre la donación de órganos.  La misma se titula: “Puerto Rico es el cuarto país del mundo con más donantes de órganos”.

El día que lo dieron de alta del hospital, luego del trasplante.
El día que lo dieron de alta del hospital, luego del trasplante.

Recuerda, Donar es VIDA!!

Un abrazo,

Patricia

© 2016, Patricia Acevedo López

[contact-form-7 404 "Not Found"]

You may also like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *